Archive for febrero 2009

Secreto de sumario

Como se ha convertido en objeto de controversia, comienzo por decir que el “secreto de sumario” es una medida excepcional encaminada basicamente a que no puedan ser manipulados elementos importantes para esclarecer la verdad. De manera que “secreto del sumario”, en el sentido en que lo usamos los medios de comunicación, significa que las partes del proceso, o alguna de ellas, no tienen conocimiento de las actuaciones hasta que no se hayan practicado. Y así es en teoría -y debería ser en la práctica- salvo que alguien las filtre, siempre de forma interesada y se las contemos los periodistas poniendo en marcha el llamado “Juicio paralelo”.
Normalmente, estos juicios paralelos dan mayor juego que los digamos oficiales y no sirven para nada más que para que los ciudadanos y las partes implicadas conozcan por la prensa que aún pudiendo ser inocente vas a aparecer como culpable hasta que no puedas demostrar lo contrario. Esa es la realidad, aunque moleste. También es cierto que a veces ambos coinciden, pero otras no con el siguiente daño irreparable para algunos de los presuntos implicados. No digo con esto que el Alcalde de Boadilla, Arturo Gonzalez, sea inocente o el ex-alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega e incluso el presidente de la comisión de investigación de los “espias” Benjamín Martín Vasco, pero tampoco que sean culpables. Digo que si alguno fuera inocente y dado que las resoluciones judiciales llegan tan tarde, el daño se antoja irreparable. Como en el caso de los “dossiers espias”, dicho sea de paso, a la espera de la decisión judicial que será fundamental y de la política que será como siempre partidista.
Aún más apropósito del secreto de sumario, porque aunque no esté acordado por el juez, la Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que las actuaciones penales son secretas hasta que se abra el juicio oral, y sólo deben ser conocidas por los interesados. Pero ¿quienes son los interesados?. A partir de la filtración interesada lo somos todos desde el punto de vista mediático, aún sabiendo que la guerra de dossiers nunca ha sido buena consejera, muchos funcionarios judiciales saben que una filtración a tiempo es una victoria, de ahí que muchas preguntas incidan en el ¿porqué ahora, porqué Madrid, porqué Aguirre en el punto de mira?. Como aquí el que suscribe ha dejado de creer en el secreto de sumario y también en las casualidades políticas, no me queda por menos que andar tan despistado como la mayoría de los ciudadanos de éste Pais, de éste Madrid, para preguntarnos ¿a quién beneficia tanto ruído mediático en plena crisis?. A Mariano Rajoy no. A Esperanza Aguirre tampoco. Pués eso.

Saliendo del Bunker

Hace 1.500 días nos colocamos en la bola “informativa” con el peso repartido entre ambos pies, sin caer en el error habitual de poner más peso en la parte derecha, en un intento de encontrar el equilibrio para comunicar entre aficionados y profesionales.

La bola quedó centrada entre nuestros pies y para fijar nuestra posición en el bunker movimos los pies lateralmente sin variar su posición, sólo enterrándolos ligeramente en cuantas cuestiones de interés nos llegaban o buscábamos en los diferentes puntos relacionados con el mundo del Golf.

La cara del palo apuntaba 30 grados a la derecha de la línea del objetivo, como marcan los cánones para conseguir noticia, es decir acertar informativamente y embocar. La orientación del cuerpo, marcada por la línea de los pies, se compensaba con la dirección donde apuntaba la cara del palo en forma de editorial de nuestro primer número.

Golpeamos el intro del ordenador y la bola salió por la línea del medio, certera, hacia el objetivo. Pero como el golf, el periodismo tampoco es una ciencia exacta. Con la bola en el aire sin embargo ya habíamos conseguido salir del bunker en dirección a bandera con el primer diario en Internet dedicado en exclusiva a contar cosas de nuestro deporte favorito.

Cierto que no la dejamos dada. Más bien nos pasamos de bandera y el putt de vuelta nos costó tres golpes, pero nos miramos en la redacción y pensamos: “al diablo con el triple bogey”, hemos salido de esa trampa de tierra que nos tenía con un nudo en la garganta pensando si seríamos capaces de conectar con los jugadores amateur y por extensión con los profesionales. Y con los caddies, greenkeapers, gerentes de campos, diseñadores, hoteleros, agencias de viajes, gastrónomos, técnicos medioambientales, políticos, taxistas, periodistas, tiendas de material deportivo, modistos, agentes de seguros, banqueros, policías y bomberos, ONGs, economistas y hasta los más pequeños estudiantes que se acercan a todos los campos de España a dar sus primeras bolas en compañía de sus padres.

Para todos ellos nació Elperiodigolf en el seno de un grupo de comunicación que hoy ya enlaza sus contenidos con otras 19 cabeceras repartidas por todo el Mundo y que al final solo pretende contar cosas de golf y sobre todo que nos las cuenten ustedes. Queremos ser un diario abierto y biunívoco pero con la modestia que exige la práctica de un deporte donde levantar la cabeza es fallar el golpe.

Hoy 1.500 días después de salir del bunker estamos en el par, mucho para los tiempos que corren y seguimos jugando fuerte, sabedores que nos queda mucho camino para poder jugar bajo par. Ojalá en los 2.000 números publicados podamos contarles que de vez en cuando metimos un puro para ese objetivo informativo y conseguimos algún birdie.
Gracias por jugar con nosotros.

Investiga que algo queda

No creo en las comisiones de investigación políticas. No me gustan. No me convencen. No me atraen como medio para resolver nada de forma ejecutiva y aunque el objetivo final sea demostrar responsabilidades políticas, los hechos suelen demostrar que es siempre mayor el ruido que las nueces.
Dicho esto, creo en la Justicia y en las investigaciones que se están desarrollando a nivel judicial. Las dos en paralelo pueden sin embargo dejar alguna de ellas con el “culo al aire”, conclusiones radicalmente distintas para una misma investigación y pruebas. Veremos. Tiempo al tiempo. Lo único cierto y claro a estas alturas es que el daño mediático ya está hecho, el judicial por llegar y el político por decidir.

Los estigmas caídos principalmente sobre Ignacio González, Vicepresidente de la Comunidad de Madrid, caso de quedar en nada judicial o políticamente, serán de muy difícil reparación. En el caso de Francisco Granados que apela una vez más a la “presunción de inocencia” reconocida en la Constitución, el daño también está hecho y podría ser mayor de demostrarse que por acción u omisión permitió que en el entorno de su Consejería se elaboraran dossier sobre el Vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo o el entonces Vicepresidente segundo Alfredo Prada. ¿Y si no hubiera sido así?, estaríamos ante el calumnia que algo queda, gran deporte nacional de nuestro Madrid.

De momento el “investiga que algo queda” se convertirá en los próximos días en nuestro punto de mira fundamental. Como si la vida nos fuera en el empeño, los medios vamos a seguir la comisión al minuto, incluidos los nuestros en sus ediciones locales, nacionales e internacionales. Hasta hemos recuperado a Madriñeko y Filemón en forma de tira animada para trasladar en clave de humor lo más destacado de cada jornada.

Que no falte de nada informativamente hablando, pero que nadie piense que editorialmente los árboles nos van a impedir seguir viendo el bosque de una crisis sangrante que sigue cobrándose sus víctimas a diario. El paro, el ritmo alarmante de cierre de comercios, de PYMES, y de grandes compañías nacionales o internacionales. Con la lupa en la mano, y el teclado en la otra, comisión de investigación habemus. Descanse en Paz