Archive for noviembre 2009

Golf del desierto a dos horas de Madrid

Como buen país mediterráneo, en Túnez se disfruta de la brisa, del mar, de un clima excelente y de una gastronomía única. El golf, unido siempre a estos estereotipos, se asocia también a la cultura tunecina desde hace algunos años pero ha sido en los últimos diez cuando se han convertido en una apuesta de futuro de cara a un turismo cada vez importante


Túnez, que dispone de uno de los más antiguos campos de golf (creado en Cartago en 1927), se ha convertido en un destino preciado que atrae a sus campos a cerca de 65.000 golfistas cada año venidos de todas partes del mundo
que precisan de un país que disponga de sólidas ventajas, como un buen clima incluso en invierno, diversidad de paisaje y el acondicionamiento de campos de calidad y en armonía con el medio ambiente.

Túnez dispone hoy en día de nueve campos de golf. Una cifra que se quiere doblar en los próximos diez años para llegar a los 18 o 20 campos en 2020. Un posicionamiento claro de cara a un futuro donde el golf, sobre todo en Europa, sigue creciendo y aumentando, además de buscar nuevos destinos en los que la calidad de los recorridos y las infraestructuras sean de primer nivel.

Campos como Kantaoui, Palms Links, Yasmine, Flamingo, Djerba, Tabarka, Citrus, Oasis Tozeur y Cartago se han convertido en la punta de lanza de esta nueva ofensiva de Túnez por atraer a más turistas ligados estrechamente con el mundo del golf. Un turismo muy atractivo, visitante de buenos hoteles, restaurantes, coches de alquiler y un buen poder adquisitivo que puede hacer que la industria del golf en Túnez siga aumentando y mejorando día a día.

Aspectos que también se están cuidando mucho, como el del agua. Hoy en día todos los campos de golf de Túnez se riegan con agua reciclada, cuidando el medioambiente e intentando mejorar e investigar continuamente, sacando el máximo rendimiento a los recursos hídricos con los que cuenta. Túnez viene realizando durante los últimos años importantes esfuerzos por mantener y ampliar esos recursos hídricos. En esta línea, el país cuenta con varias plantas desalinizadoras que producen un buen porcentaje de los recursos hídricos finales mediante procesos de osmosis inversa.

Con el XI Plan de Desarrollo 2007/2011 se han programado 71 estaciones suplementarias de bombeo y desalinización del agua mediante energía solar. De ellas, 63 se ubican en el sur de Túnez, con un coste total de 23 millones de dinares (cerca de 13 millones de euros). El golf en un ambiente complicado, como puede ser el desértico, es totalmente viable y su explotación comercial, con ese aspecto diferenciador, muy atractivo para el posible cliente llegado de cualquier parte del mundo.

El Sur de Túnez, hoy en día, a sólo dos horas de Madrid en avión, se ha convertido ya en un destino excelente, cercano y de máxima calidad, lleno de magia, con hoteles con encanto, lugares desérticos, palmerales y unas costumbres y tradiciones que enganchan al visitante casi de inmediato. Con la nueva línea Madrid-Tozeur, el sur de Túnez, está ya mucho más cerca y su magia y su encanto están ya al alcance de todo el mundo.

Hace unos días la inauguración de esta nueva línea aérea gestionada por Tunisair supone también un acercamiento entre Túnez y España que unirá aún más ambas culturas y dos países con muchas cosas en común.

Constantino Mediavilla se ha dejado caer por uno de esos campos, el Golf de Oasis de Tozeur y ha hablado con su director y hasta con el propio Ministro de Turismo tunecino sobre las particularidades del golf del desierto, el documento no tiene desperdicio. Pasen y vean.

Mickelson destronará a Tiger

Philip Alfred Mickelson, “El Caballero de la amplia sonrisa” ha ganado el HSBC Champions y consigue su segundo torneo WGC (Campeonatos del Mundo) del año y suma su cuarta victoria de la temporada. Pero además ha vuelto a vencer en un mano a mano y en partido estelar al indiscutible número 1 del mundo en una cita relevante. En tres ocasiones este año, de las cinco que ha vencido a Tiger ha quedado primero. En Doral, Phil ganó y Tiger terminó noveno; en el The Tour Championship, primero y segundo; y en el HSBC, primero y sexto.

Pero Tiger Woods sigue siendo “El rey del Golf”. Un reinado que pese a la buena forma de su compatriota no se ve amenazado ni en ganancias ni a los puntos. Pero conociendo a Tiger, seguro que anda, cuando menos, “escocido”. Quizá no tanto por el buen juego desplegado por Mickelson, y entre otras lindezas su acierto con el putt y certero juego corto, cuanto por los fallos propios – o impropios- de la considerada máquina perfecta de este deporte. Cierto que Woods venía de una lesión a comienzos de año, pero no lo es menos que Mickelson en lo personal no lleva precisamente un buen año.

La talla humana de Mickelson, la rememoro ahora procedente de su tercera victoria del año y muy pendiente entonces de la evolución del cáncer que sufría su esposa. Allí, en el green del 18 no dudó en felicitar a su máximo rival, al que consideró justo vencedor del “premio gordo” de la temporada, declarando que: “No jugué bien los tres primeros torneos del play-off FedEx y no merecía el bonus especial. El mejor jugador de la temporada se lo ha llevado – es Tiger- y no creo que nadie pueda discutirlo”.

“El Caballero de la amplia sonrisa” volvía a dar una lección de humildad dentro y fuera del campo. Entonces, ganador y segundo clasificado compartieron felicidad y un cheque nada despreciable cada uno. Pero las espadas quedaban en todo lo alto. De hecho los resultados ya empiezan a permitir que Mickelson acorte distancias con el numero 1 del mundo, y si alguien puede destronarle algún día será él pero se antoja todavía muy lejano; aunque “imposible is nothing”.

Granados apuntala a Rato

No cabe duda que al igual que Ana Mato sonó para encabezar la ”imposible” gestora que desalojaría a Aguirre del PP madrileño, ahora Mariano Rajoy le haya encargado que tutele el aterrizaje de Rodrigo Rato en Caja Madrid, mediante contactos discretos que inviten a Miguel Blesa a marcharse antes de Enero. Posiblemente Rajoy acierte -¿o no?-, pero encaja en su estilo político dadas las complicadas relaciones entre Aguirre, Gallardón y él mismo.

Cierto que Madrid tiene tantas aristas, que esta semana el nombre clave será Francisco Granados, Secretario General del PP madrileño, que convocará el llamado “pacto de estabilidad” de Caja Madrid en el que no estarán ni Mato, ni Rato, pero al que acudirán el PSM, IU, la UGT y al menos la Federación bancaria de CCOO, sino el máximo representante del sindicato madrileño Javier López -que todo es posible- y así esta misma semana, sin esperar hasta el 15 de noviembre cuando la juez Inmaculada Vacas se pronuncie sobre las alegaciones de CCOO, López y Gallardón retiren los recursos judiciales que paralizan las elecciones de la Caja. De la retirada del recurso del Ayuntamiento de Barcelona tendría que encargarse Tomás Gómez, se supone.

Rajoy estará atento a los movimientos de Granados o en su caso de la mediadora Mato, porque quien cerró el primer pacto de estabilidad -con su rúbrica- fue precisamente él y ahora piensa reeditarlo cambiando el nombre de Ignacio González por el de Rodrigo Rato y sin mover una coma. Cambiar para que todo siga igual, esto es, que el reparto previo de cargos y poderes aceptado por todas las fuerzas políticas y sociales madrileñas se consolide para que Rato solo tenga que asumirlo como propio.

El PSM e IU tendrían un vicepresidente cada uno. La UGT y CCOO estarían en los órganos de decisión al más alto nivel representados por sus pesos pesados, y los nombres propuestos por Gallardón se respetarían. La “moviola de Granados” servirá así para apuntalar a Rato, porque sí y solo sí eso es así, habrá acuerdo y paz social en Caja Madrid a corto plazo, aunque en Génova o en Ferraz no acabe de gustar el protagonismo autonómico madrileño.

¿Y por qué no sigue Miguel Blesa y saca adelante el proyecto original de Génova de construir en torno a Caja Madrid un eje vertebral económico-político fusionándose con las Cajas valencianas y gallegas?, porque se ha negociado mal la crisis y los tiempos se han hecho añicos. Camps afirma que cualquier decisión sobre el futuro de las cajas ha de tomarse siempre en el ámbito autonómico. Y en Galicia a Feijóo no le duelen prendas al afirmar que no va a permitir que Caixa Galicia se fusione con Caja Madrid.

Y es que Feijóo y Camps saben que al Banco de España sí le gustan las fusiones entre cajas de ahorro de distintas comunidades autónomas y que Rato tiene línea directa con el mismísimo Gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que por cierto sigue sin ser del PP, ni se le espera.