Archive for abril 2011

Fotos en movimiento

Las fotos electorales que nos deja la semana “limpian, fijan pero no añaden ningún esplendor” especial o espectacular como suele esperarse en estos casos. No hay grandes fichajes o novedades dignas de mención. Unos no quisieron estar y otros no pudieron.

Parafraseando el lema de la Real Academia de la Lengua y vistas ya la mayor parte de las fotografías de las distintas candidaturas electorales de las formaciones políticas diríamos que en general los equipos están armados y los cuarteles generales pelean ya las estrategias de campaña. En especial las de imagen por su importancia, desde fotografías de equipos y candidatos, hasta los siempre importantes debates televisivos o las puestas en escena de los actos de campaña. Son los lados buenos o malos, los mejores perfiles físicamente hablando de los candidatos.

Atrás queda la época “guerrista” en la que el que se movía no salía en la foto. Ahora en ellas están todos los que son por cuota, sin los implicados en casos de corrupción, especialmente la Gürtell, y con algunas excepciones de imputados incluidos en todas las listas. Dicen que por temas menores, es decir sin mayor importancia. Lo ratificarán los tribunales en cualquier caso.

La semana nos deja un cierto “temor” del PSOE por lo que dicen las encuestas y pueden confirmar las urnas; y una cierta urgencia en el PP que parece ansiarlas para ratificar las buenas expectativas de los sondeos. Temer no por miedo y ansiar no por necesidad, pero las fotos reflejan a las claras el movimiento de euforia o desanimo según se miren y conforman un cuadro que puede ser desolador para el PSOE y alentador para el PP o viceversa según el municipio de que se trate.

Hoy, la cuenta atrás anuncia batacazo PSOE, con una IU que puede recoger parte de ese voto desencantando a nivel nacional, la posibilidad no cierta, de que el gran beneficiado pudiera ser UPYD y el marchamo de favorito en el PP. Es foto fija, pero ojo que el movimiento ha comenzado para todos y un paso en falso es capaz de provocar un vuelco en cualquier momento.



Fotos en movimiento

Los números uno

El carrusel de cambios en el número uno del ranking mundial desde que Tiger descentró la cabeza y el swing, lleva camino de convertirse en una constante natural. ¡Hay nivel! sobre todo en los europeos. De Westwood a Kaymer y de nuevo al inglés, aunque a punto estuvo el de la “Factoría Disney”, otro inglés, Luke Donald, de dar la sorpresa en el Heritage, de no haber perdido su ocasión en el play off. Me acorde de Mcllroy en Augusta, no por el juego del ultimo día, sino por el tren de las oportunidades que pasan de cuando en vez y es bueno subirse a él lo antes posible.
¿Y este baile es bueno o malo para el Golf profesional? Muy bueno -a mi juicio- y en especial para los aficionados que van viendo lo mejor de cada uno de estos jugadores semana tras semana en Europa, América, Asia. Todo vale para sumar puntos y ganancias, todo para ser el “number ONE” del golf mundial. Se escribe rápido, pero se tardan muchos años en conseguirlo.
Se está reflexionando mucho internacionalmente sobre esta nueva situación acaecida tras la “dictadura” de Tiger. Ciertamente llegar es complicado, pero con ser mucho no es suficiente. Cuentan los entendidos que mantenerse en un deporte tan competitivo como éste determina realmente la calidad y competitividad del jugador, su capacidad de juego y estrategia y como no la regularidad. Tampoco parece que haya que devanarse los sesos para compartirlo. Y es posible que acierten porque Tiger Woods, el rey del number ONE durante 10 años, más de 500 semanas, parecía abocado a perpetuarse en el puesto por los siglos de los siglos y Mickelson a relevarle de inmediato, pero los dos primeros americanos en el Ranking andan cuarto y sexto, al acecho es cierto, pero viendo la actual hegemonía europea. Y ojo que si Westwood parece venir para quedarse, de Tiger podríamos pensar lo mismo. Golf en estado puro. ¡Que siga el espectáculo!



El golfiario de Constantino Mediavilla

La batalla de Madrid

¡Hay partido!

Si nos ceñimos a las encuestas, sondeos y vaticinios de la profesión periodística e incluso de algunos de los políticos implicados en petit comité, “el pescado esta vendido” en la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la Capital de cara al 22 de mayo.

Sin embargo, las urnas son tan caprichosas como quiera la decisión soberana de los electores y en toda elección por sufragio universal, libre, directo y secreto cabe la sorpresa. Atención especial a muchos de los grandes municipios de la Comunidad donde el vuelco puede ser aún más sorprendente.

Y no tenemos que remontarnos a Azaña “España es un país de sorpresas y de reacciones inesperadas” como hizo Zapatero en su mitin de Alcalá de Henares para comprobar que la historia de la democracia esta repleta de urnas que han dado mas de un vuelco a los sondeos y las sensaciones generalizadas.

De momento por lo tanto, ¡hay partido!, y tan emocionante e incierto como los duelos Madrid Barca. Hay batalla por Madrid y la cuenta atrás se promete apasionante. Cuando el resultado del 22 M sea firme, sorprenderá o no pero será tan libre como soberano.

Los demás y Schwartzel

Auguraba un servidor un Masters sorprendente y emocionante, ¡y así ha sido! A mí al menos no me ha defraudado en absoluto. Si le añadimos al cóctel la palabra cambiante y de calidad, misión cumplida.

Ha ganado Schwartzel con cuatro birdies consecutivos para terminar su vuelta que comenzó de forma explosiva desde fuera de green. Un eagle en el tres y birdie en el uno, rodadito desde 20 metros…el campeón empezó y terminó la última vuelta del Master de Augusta. Ha sido el mejor.

Fue el mejor. Pateó además con determinación y convencido que podía… y pudo. Sudafricano 26 años…que dejó al brillante australiano Scoot, colgado de la escoba y es que nunca nadie ha ganado un master con este tipo de putt aunque le pese a mi amigo Manuel Elvira; y al chupete Jason Day con la pataleta de lo que pudo haber sido y no fue. Eso sí, el rocky simplemente sensacional, se concentra en cada golpe como si fuera a tirar un penalti o a salir en una carrera de 100 metros lisos.

Tiger volvió a ser la única esperanza americana y el público enloqueció. Sin ser quien era peleó por vestirse de verde, pero Augusta requiere estar al 100 % y el otrora “genio” del juego corto y putt, aún no lo está. Y el veterano “mago” Cabrera, fuera de quinielas, peleó también por volver a enfundarse la chaqueta sin hablar ingles. Le pudo restar algún birdie su labor de niñera el sábado con Sergio García, cuando este se descolgó definitivamente del Master y el último día asistiendo a la debacle de Rory McIlroy que pese al hundimiento final merece letras de oro en su actuación.

¡Y bien por Donald! El de la “Factoría Disney” había ganado los pares tres y la estadística dice que nadie que gana los pares tres se enfunda la chaqueta verde. Le dimos por muerto en el hoyo 12 con doble boggie, pero resucito en el 15…y casi ascendió a los cielos en el 18.

Los españoles en su línea. Jiménez bien. Quirós mejor y Sergio recuperando. Pero todos a distancia de poder hacerse con la chaqueta verde. ¡Otra vez será!

Augusta, de Tiger a Sergio

Cuando Tiger respondió en su última entrevista televisada sobre si estaba suficientemente recuperado y por lo tanto preparado para ganar el Masters de Augusta, la respuesta fría y calculada, clavando sus ojos en la cámara de televisión y por extensión en los espectadores no dejaba lugar a dudas: “absolutamente” -dijo-.

Woods estaba enviando un mensaje subliminal a cuantos navegantes le dan por muerto también esta temporada, augurando que se ira de vacío, pero especialmente a aquellos que han optado por retirarle patrocinios y apoyos en el campo de Golf. Psicológicamente sabe que necesita un golpe de efecto y ante la eventualidad de no poder darlo esta semana ganando de nuevo un grande, muy grande, ha optado por calentar el ambiente a la espera de que su cabeza y su calidad respondan a lo esperado por centenares de miles de incondicionales repartidos por todo el planeta.

Por lo que respecta a Sergio, y aunque más discretamente, sabe que es el momento de volver a estar arriba y psicológicamente se viene preparado para cuando menos dar la batalla en un grande. En el grande de los grandes, porque una buena actuación en El Masters le devolvería la energía necesaria para retomar una carrera que necesita un chispazo electrizante en EEUU y en Europa a riesgo de convertirse en anodina.

Garcia viene mejorando y lo sabe. No puede permitirse otro año discreto. Como a Tiger, le miramos con lupa a la espera que su calidad reaparezca y arrolle con su juego. No pienso apostar un euro en la porra por ninguno de los dos, pero creo que cualquiera de los dos puede ganar el Masters.

Ahora bien, como ellos, un buen número de jugadores europeos y menor medida americanos, y en un estado de forma impresionante. Podrían enfundarse la chaqueta verde. Ahí el ejemplo de Mickelson del fin de semana, ganando con autoridad y siendo un claro favorito en las quinielas, quizá porque es en estos momentos el jugador que mejor conoce y se adapta a Augusta.

Cuestión de estrategia y de optimismo y calidad. Apuesto, aquí si, porque probablemente vivamos el Masters más sorprendente y emocionante de los últimos tiempos, no me lo perdería por nada del mundo…¿y tú?, ¿te lo vas a perder?



El Golfiario de Mediavilla