Gómez “En forma”

null

El popular tema de Glenn Miller nos vale para definir el día después de Tomás Gómez. Esta “En forma” y de “Buen Humor”, que de las dos maneras se tradujo el legendario “In the Mood”. Gómez se ha dejado en el envite de las primarias kilos y patillas, pero ha ganado con el órdago popularidad y credibilidad. Dice Eduardo Punset que la mejor manera de mantener en forma el cerebro es con una buena forma física y de eso Gómez va sobrado, ahora solo falta que el cerebro le acompañe para administrar su victoria.

Alguna lágrima se ha derramado entre su equipo mas cercano y en el adversario al conocer la victoria en las urnas. A el le vi muy sereno, como casi siempre, quizá sus lágrimas se agotaron aquellos veranos que -me contó un día- pasaba pelando cebollas para ayudar a sus padres emigrantes. Pudiera ser, pero lo cierto es que ha forzado a Zapatero a apoyarse desde ahora en su plan B. Que fue A hasta que Blanco y Rubalcaba le convencieron de lo contrario en una virtuosa maniobra post zapateril de gran calado interno y quizá ahora también externo. En breve veremos la escenificación de lo que les venimos contando en estas columnas desde el origen de las primarias, “la que hemos tenido que liar Tomas, y nos falles ahora…” porque Aguirre ya sabe, ahora si, que el candidato socialista es Tomas Gómez, cosa que ciertamente no disgusta a la actual Presidenta, aunque seguramente habría preferido al Tomas de antes de que las primarias le situaran en el mapa madrileño y nacional. Ahora le conoce todo el mundo y seguramente empezara como hace Aguirre con Zapatero a criticar a Rajoy. Cosas de hacerse mayor en política y Gómez ha pasado la revalida con nota, como cuando acabo empresariales con un expediente digno de empollón de la época, porque presume de no dar una batalla por perdida y conseguir lo que se propone. Sin embargo es consciente que para su gran desafío, ser Presidente de la Comunidad de Madrid, los escollos serán mayores que los sorteados hasta ahora.

Gómez es ya por derecho propio el hombre que derroto al aparato del PSOE y por extensión al candidato de Zapatero, pero también debe ser sabedor de la dificultad que entraña tener a Ferraz en la orilla de enfrente. No cerrar en falso la otrora unión del PSM ha de ser su primer cometido, y que el mensaje cale en Ferraz es cuestión de tiempo. Después hacer piña con Jaime Lissavetzky para desmontar el ticket creado artificialmente con Trinidad será tarea fácil. A fin de cuentas el candidato municipal parece tener asumidos sus obligados años de oposición antes de ser Alcalde de Madrid y Trinidad ha vuelto a dar muestras sobradas de su profesionalidad política. Tomás, que es partidario de “mens sana in corpore sano”, está sin duda “En forma”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *