Madrid apuñalado.

Madrid no es el Bronx, aunque a veces se parezca. Especialmente cuando la tragedia se ceba -en forma de certeras puñaladas- con personas de la calle. Ora prostitutas, ora mendigos. Pequeños traficantes en reyertas nocturnas o diurnas ajustan sus cuentas. Y son esas cuentas, las dichosas estadísticas las que nos erizan el bello a diario y encienden la luz de alarma
No podemos seguir pensando que el problema nos es ajeno porque no seamos vecinos de la castigada zona centro. O porque el suceso nos pilla lejos de nuestro lugar de residencia o de trabajo. Para no convertirnos en marxistas -sector Groucho– deberíamos aportar soluciones a los problemas. En el tema de la prostitución y pese a la buena voluntad municipal de peatonalizar la calle de la Montera o cerrar el tráfico en la Casa de Campo se observa el “efecto traslado”. Las prostitutas no desaparecen por arte de magia renunciando a su “trabajo“, simplemente trasladan su “despacho” a otra calle cercana. Y el ciudadano que demanda sus servicios las sigue -cuando no las persigue- y las encuentra sin mayor problema. Sigue habiendo mucha demanda y la oferta naturalmente crece.Vengo de pasear por Montera, Ballesta, Desengaño, Barco… todas en los aledaños de la Gran Vía. De debatir en Telemadrid y Cope sobre un fenómeno, tan viejo como el Madrid de sus primeros pobladores, y la palabra que define la actual situación que encuentro es overbooking.
No cabe una prostituta más, ni un camello o un yonki en cualquiera de las múltiples esquinas del corazón de la capital. Los vecinos, comerciantes, empleados de parking aledaños te piden que “des caña”, que la política no lo soluciona y que hacen faltas soluciones a la muerte y lo que es más importante a la vida de estas personas.
Legalizar la prostitución puede ser una de ellas. Respeto mucho a Ana Botella y sé que no es partidaria de esta medida, y conozco a Esperanza Aguirre que sí lo es. Ellas se llevan bien, se entienden, tienen coraje político. Por tanto “la caña” que me piden que transmita es rogarlas que : “actuén por favor”.
No se trata de erradicar la prostitución -nadie lo ha conseguido en ningún país del mundo- pero sí de articular mecanismos para evitar situaciones criticas y cerrar el paso a las “mafias” como ha pasado en Holanda sin ir más lejos.
Por qué no crear un “Barrio de la Tolerancia”. Allí cada uno irá sabiendo a lo que va, a “trabajar” o a “comprar servicios”. Vienen elecciones autonómicas y municipales. Sean valientes señoras. Solucionen o palien un problema que en Madrid se va de las manos de las autoridades. Las imágenes tomadas por los vecinos son demoledoras. Es un Madrid apuñalado en la zona centro y en estado puro. Pasen y vean…

5 comments

  1. Juan luis Iriarte dice:

    Veo que conoces bien la zona y que pones dedo en llaga. Legalizar la prostitución ayudaría mucho. Prohibir hacer la calle y llevar el comercio del sexo a recintos cerrados. Estaríamos por ello todos los comerciantes del triángulo de Gran Vía. Pero no te harán caso. Ni a tí ni a nadie. Te ví en televisión y nadie respondió. Esto es muy duro para los vecinos y comerciantes de barco, desengaño etc…

  2. Luis Calvo (Tetuán) dice:

    Prostitución legal ya. En Holanda pasó y desparecieron las mafias. Bajo el nivel de enfermedades por un mayor control y desaparecieron los espectáculos de calle. En Ingland van camino de lo mismo. Atacan al usuario y le quitan puntos del carnet si montan prostitutas en su coche. Y al drogadicto ayuda, esun enfermo, terminal en muhos casos. narcosalas ya, en todos los barrios.

  3. Luis Calvo (Tetuán) dice:

    Prostitución legal ya. En Holanda pasó y desparecieron las mafias. Bajo el nivel de enfermedades por un mayor control y desaparecieron los espectáculos de calle. En Ingland van camino de lo mismo. Atacan al usuario y le quitan puntos del carnet si montan prostitutas en su coche. Y al drogadicto ayuda, esun enfermo, terminal en muhos casos. narcosalas ya, en todos los barrios.

  4. Manuel Bocangel dice:

    El problema es Gallardón y su prepotencia. Legalizar la prostitución sin embargo no es problema suyo. Vd. Mediavilla que conoce la zona debería saber que ni Ana Botella ni Esperanza Aguirre pueden tomar esa decisión que correspondería al gobierno de la nación y solo a él. Esta columna debería enviarsela a ZP para que en vez de temas menores se ocupe de grandes temas como la prostitución, la dorga o la dlincuencia. Muchas gracias y perdone el atrevimiento

  5. Gonzalo dice:

    A veces es bueno que en post como éste se pongan cosas duras:
    Ana Botella no quiere legalizar laprostitución ¿porqué?. Aguirre dice quequiere pero no lo hace y ZP está enotras “guerras”. Conclusión: los políticos dan la espalda a losporblema reales y se centran en sus peleas internas y presidenciales. No se si vo´taré en las próximas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *