Primarias “de bigote”

Íñigo Henríquez de Luna, es concejal en Madrid, y uno de esos “jóvenes cachorros” que saben de la necesidad de renovar el PP de manera urgente, antes que acabe muriendo por déficit democrático interno. Si tuviera los bigotes del otro Íñigo, José María, estas primarias se podrían considerar como una apuesta “de bigotes”. Sabe que para la discusión ya no hay marcha atrás, pero también de la dificultad de que prospere.
Iñigo y sus bigotudas primarias, salen a la palestra con una propuesta tan amplia que automáticamente salta de lo local a lo nacional. Trasciende de su distrito de Salamanca en Madrid para pasar a ocupar un foco político que no pensaba daría tanto juego. ¿O quizá sí?. Casi nadie cree que esté solo en esto. En una hora con nosotros -chateando en directo con los lectores-, le han acusado de ser Aguirrista, Sorayista, Rajoniano y naturalmente Gallardoniano. Él afirma que llegó aquí de la mano de Pío García Escudero y Álvarez del Manzano hace muchos años y que no se ha movido un ápice en su pensamiento político, pero entiende que ha llegado la hora de democratizar la elección de candidatos para que participen los afiliados. Asegura que no ha hablado con ninguno de los “barones” de su partido, “nadie me ha llamado” y sólo cuando le pregunto directamente por Pío García Escudero, reconoce que “hablé con él por lealtad y a título personal”. Sigo insistiendo -y lo tienen en el vídeo de hoy:
¿Y está de acuerdo con su propuesta?
“Eso tiene que preguntárselo a él”. Y llamo al Portavoz del Grupo Popular en el Senado y no se pronuncia, pero sí aclara que con él ya habló a toro pasado, con la noticia en la prensa.
Le creo y es suficiente. Cierro el círculo de las primarias, porque en que los más de 700.000 afiliados al PP son el mayor activo de ésta formación coinciden todos, pero en la necesidad de darles voz y voto, ya no tanto. Pero hay debate para unos días.
En cualquier caso, si la propuesta sale adelante, que saldrá -aunque no se sabe en que año-, no sólo afectaría a los candidatos a la Presidencia del Gobierno. Aguirre tendría también sus primarias en Madrid y Gallardón las suyas, y en Cataluña y Toledo, Extremadura o Sevilla. Pero ojo, los cimientos de los aparatos se tambalean con las primarias. Basta mirar al PSOE y recordar su corta historia de ejecución, pero suficiente, para darse cuenta que pueden descontrolar los resultados previstos y sugeridos por los dirigentes de los partidos y la montaña de funcionarios políticos instalados en las sedes nacionales que viven del “Sí Buana” en un porcentaje elevado. El PSOE las anunció a bombo y platillo, las practicó y las olvidó. Las rescata si le conviene y las abandona cuando quiere. En el PP no ha pasado nunca nada a nivel interno que no estuviera atado y bien atado, salvo con Isabel Tocino y Aznar o Hernández Mancha y si acaso ahora. Y eso que estos 10 compromisarios del distrito de Salamanca hablan solo de primarias internas en los partidos, ni de listas abiertas, ni de modificar la financiación de los mismos. Eso son palabras mayores, aunque algunos defiendan que el proceso debería hacerse a la inversa. Alea jacta est, la suerte está echada y el hombre de moda está en este blog en estado puro…pasen y vean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *