Mickelson destronará a Tiger

Philip Alfred Mickelson, “El Caballero de la amplia sonrisa” ha ganado el HSBC Champions y consigue su segundo torneo WGC (Campeonatos del Mundo) del año y suma su cuarta victoria de la temporada. Pero además ha vuelto a vencer en un mano a mano y en partido estelar al indiscutible número 1 del mundo en una cita relevante. En tres ocasiones este año, de las cinco que ha vencido a Tiger ha quedado primero. En Doral, Phil ganó y Tiger terminó noveno; en el The Tour Championship, primero y segundo; y en el HSBC, primero y sexto.

Pero Tiger Woods sigue siendo “El rey del Golf”. Un reinado que pese a la buena forma de su compatriota no se ve amenazado ni en ganancias ni a los puntos. Pero conociendo a Tiger, seguro que anda, cuando menos, “escocido”. Quizá no tanto por el buen juego desplegado por Mickelson, y entre otras lindezas su acierto con el putt y certero juego corto, cuanto por los fallos propios – o impropios- de la considerada máquina perfecta de este deporte. Cierto que Woods venía de una lesión a comienzos de año, pero no lo es menos que Mickelson en lo personal no lleva precisamente un buen año.

La talla humana de Mickelson, la rememoro ahora procedente de su tercera victoria del año y muy pendiente entonces de la evolución del cáncer que sufría su esposa. Allí, en el green del 18 no dudó en felicitar a su máximo rival, al que consideró justo vencedor del “premio gordo” de la temporada, declarando que: “No jugué bien los tres primeros torneos del play-off FedEx y no merecía el bonus especial. El mejor jugador de la temporada se lo ha llevado – es Tiger- y no creo que nadie pueda discutirlo”.

“El Caballero de la amplia sonrisa” volvía a dar una lección de humildad dentro y fuera del campo. Entonces, ganador y segundo clasificado compartieron felicidad y un cheque nada despreciable cada uno. Pero las espadas quedaban en todo lo alto. De hecho los resultados ya empiezan a permitir que Mickelson acorte distancias con el numero 1 del mundo, y si alguien puede destronarle algún día será él pero se antoja todavía muy lejano; aunque “imposible is nothing”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *