Archive for La Terraza de Gran Vía

Alfonso Serrano: “Errejón representa la extrema izquierda bolivariana y él mismo lo ha dicho”

El bilingüismo en el sistema educativo es un modelo “del que Madrid ha sido pionero en España y que otras comunidades han copiado”, comenta además el portavoz parlamentario. Por ello, la Comunidad se encuentra actualmente estudiando nuevas mejoras que apuntan a la implementación del segundo idioma en la etapa de 0 a 3 años según los expertos. “Para mejorar en la competitividad de nuestros alumnos, haremos siempre todo lo que sea posible”, indica Serrano.

Alfonso Serrano, en la TERRAZA DE GRAN VÍA, con Constantino Mediavilla:

El Portavoz del Grupo Popular madrileño, Alfonso Serrano, ha visitado el espacio de La Terraza de Gran Vía y ha hecho balance del primer mes de Gobierno en la Comunidad de Madrid del Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso. Para el popular, se trata de un “modelo inédito” en la región madrileña que está obligando a “aprender” a todos sus integrantes.

Hay una relación cada día mejor entre las consejerías de la Comunidad de Madrid“, asegura Serrano a Constantino Mediavilla, a quien ha recalcado que “cuando uno se sale de la Asamblea y se pone en la posición de Gobierno, ahí ya no tiene que haber colores”.

Por otro lado, el diputado regional ha expuesto su opinión sobre la reciente candidatura de Iñigo Errejón, hasta el momento líder de Más Madrid en el parlamento autonímico, a las nuevas elecciones generales del 10N con la formación Más País. A ojos del portavoz, se trata de una “falta de respeto hacia a Madrid, a la Asamblea de Madrid y a los madrileños” que responde a “su propio proyecto personal y de competencia con sus viejos amigos”.

Eduardo Sicilia: “El reto será hacer la universidad del tiempo que nos toca vivir”

Eduardo Sicilia, consejero de Universidad, Ciencia e Innovación de la Comunidad de Madrid ha participado por primera vez en la Noche Europea de Investigadores e Investigadoras este fin de semana, y se muestra encantado. Así lo cuenta durante una nueva entrevista en La Terraza de Gran Vía, donde admite haberse dado cuenta de que “cuando la Ciencia se comprende te acabas enamorando de ella”.

El nuevo consejero del Gobierno presidido por la popular Isabel Díaz Ayuso en coalición con Ciudadanos se enfrenta a una experiencia totalmente novedosa en su carrera y asegura vivirla como “un privilegio enorme”. Poder “trabajar con el talento y el conocimiento es una oportunidad que quiero aprovechar y disfrutar” a partes iguales, asegura.

“El objetivo es mejorar y desarrollar el mundo del conocimiento y la innovación”

Sicilia es licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Madrid y ha ostentado cargos relevantes en el sector financiero, como ser subdirector general adjunto del BBVA y presidente de la antigua firma de esta entidad para negocios digitales, entre otros. Sin embargo, el consejero asegura que entre el mundo privado y el público el mayor cambio es el entorno: “el objetivo en el fondo siempre es mejorar y desarrollar tres grandes activos: el mundo del conocimiento a través de las universidades, la innovación y la Ciencia”, dice.

Con un perfil independiente, su proyección en la Consejería pasa por “revolucionar” el mundo de las universidades madrileñas, así como potenciar la innovación en el ámbito del conocimiento. De hecho, él mismo admite haber sido siempre “bastante revolucionario” y asegura haber tratado de “estar en sitios donde hubiera que cambiar las cosas”.

 

 

“El mundo que vivimos hoy es un mundo que ha cambiado de forma radical, y no podemos seguir trabajando en modelos que han nacido con otro ritmo, con otras reglas o con otra ley”, indica Sicilia. El exdirectivo del Banco BBVA comenta que una de las claves para conseguir revolucionar el mundo universitario en la Comunidad de Madrid será “cambiar la percepción del papel que va a jugar la universidad en el mundo del alumno”.

La sociedad actual y el mercado laboral requiere del aprendizaje constante y la capacidad de adaptación a los nuevos cambios tecnológicos, por lo que los alumnos “tienen que ir a la universidad una y otra vez”. Para Sicilia la empleabilidad requiere “de estar formándonos una y otra vez”, al tiempo que no depende del tipo de universidad al que se haya acudido -pública o privada-, si no que depende más del tipo de especialidad que se haya estudiado.

“Tenemos que hacer la universidad del tiempo que nos toca vivir”

Del mismo modo, y en referencia a la posición en la que se sitúan las universidades madrileñas en el ranking internacional, el consejero recalca en La Terraza de Gran Vía que “las estadísticas son importantes porque son una referencia a la hora de atraer talento”, pero lo que realmente importa es “hacer la universidad del tiempo que nos toca vivir“. Y ese es uno de sus objetivos.

A pesar de llevar en la consejería un escaso mes, Eduardo Sicilia tiene claro lo que quiere dejar como “legado” dentro de ella: “Me gustaría que la universidad se convirtiera en el espacio común de todos los partidos políticos”, asegura el consejero. “Algo tan serio como es la educación, la investigación, no sea de algo de unos contra otros si no el espacio en el que sabemos que si todos los hacemos bien, Madrid como región va a ser puntera”, sentencia.

Escuelas Católicas de Madrid duda del cumplimiento del concierto en FB y bachiller

Fray Luis de León escribió una vez «Como decíamos ayer…» En este ocasión, quien ha respondido este lunes a las preguntas de Constantino Mediavilla en la Terraza de Gran Vía y ha dado su opinión sobre diversas cuestiones del plano educativo ha sido el Secretario General de Escuelas Católicas de Madrid (ECM), José Antonio Poveda.

¿Qué opinión tiene sobre el cumplimiento real del concierto en Bachillerato y Formación Profesional (FP) por parte de la nueva Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid? ¿Han respetados todas las escuelas los exámenes de recuperación en junio? ¿Se deberían colocar cámaras en las aulas para controlar a los alumnos? Estas y otras cuestiones han sido respondidas bajo los ojos de la principal arteria de la capital.

Tras la ratificación en el 2016 por parte del Tribunal Supremo (TS) de la ilegalidad de la retirada de los conciertos a los centros de FP Superior, que se produjo en 2013 en la Comunidad de Madrid, Poveda pone en tela de juicio la promesa “nítida” que presentaron PP y Ciudadanos en su programa electoral con las 155 medidas que iban a aplicar tanto en Bachillerato como en FP. El secretario opina que “en el minuto dos, las piernas les han temblado” lo que le lleva a dudar de si “cumplirán con la promesa o explorarán otras fórmulas”.

Otra de las cuestiones tratadas en la Terraza versa sobre si se ha respetado la norma académica que exige que los exámenes de los estudiantes sean en junio y no en septiembre como se ha estado realizando hasta el año escolar 2018. Poveda señala que les consta que sí hay centros privados que han hecho exámenes en septiembre a pesar de la imposibilidad de realizarlo: “Se ha orillado el cumplimiento de la ley” por parte de algunos centros, sentencia.

Elementos electrónicos en las aulas

En un sentido más concreto, ha hablado sobre el tan polémico uso o no de cámaras dentro de las aulas para vigilar a los niños y jóvenes. Para Poveda, la instalación de estos dispositivos dentro de las clases le parece hacer un “uso desproporcionado” de ellos además de “matar moscas a cañonazos”. Sin embargo, ha señalado que sí está a favor de ponerlas fuera de ellas para poder controlar las zonas comunes donde se encuentran los alumnos.

¿Y qué ocurre con la última medida anunciada por el consejero de Educación, Enrique Ossorio, sobre el uso de los móviles dentro de las aulas? Poveda lo tiene claro. Solamente si tiene fines educativos. Según señala, en sus escuelas católicas -tras la implantación del Decreto establecido en 2007 donde se prohibía su uso para ocio dentro de las aulas- se respeta en su totalidad e incluso se puede retirar si se observa su utilización por parte de los alumnos.

En torno a Guiomar: el homenaje a toda una familia

La Casa de Vacas del Parque del Retiro acogerá la exposición En torno a Guiomar, una muestra artística que no solo se centra en la historia de Pilar de Valderrama con Antonio Machado, que ya fue relatada por Nieves Herrero en Esos días azules, sino en la historia de toda una familia vinculada a la cultura.

Para hablar de algunos detalles de esta exposición, Alicia Viladomat Martínez Valderrama ha visitado la Terraza de Gran Vía. La nieta de Pilar de Valderrama ha explicado que esta exposición supone “un homenaje a varios miembros de la familia, cuya cúspide es Pilar de Valderrama”.

Comenzando con la historia de la que fue la musa de Antonio Machado, se podrá conocer la historia de otros personajes de la familia, así como su papel en la cultura nacional. La muestra quedará dividida en tres partes, en las cuales tendrán cabida numerosos nombres de importancia del mundo del arte.

La primera parte, centrada en la vida de Pilar de Valderrama antes y después de Antonio Machado, precederá a la conmemoración de la obra del pintor y escenógrafo Domingo Viladomat, con una muestra de algunas de sus escenografías para teatro que serán expuestas por primera vez en esta muestra. Para finalizar, la última parte de la exposición se centrará en Rafael Martínez Romarate, ingeniero de iluminación y uno de los creadores del Teatro Nacional.

En torno a Guiomar quedará inaugurada este miércoles 10 de julio a las 19:30 y allí permanecerá hasta el día 31. Con esto, según ha mencionado Alicia Viladomat, tiene “la ilusión de que la gente más joven empiece a conocer” esta historia y se interese por la cultura.

VER LA ENTREVISTA COMPLETA:

Estefanía Leyva: “Se llega donde se puede y se quiere”

La periodista y exjefa de prensa de Ignacio Aguado (Cs) en la Comunidad de Madrid Estefanía Leyva ha lanzado su primer libro, ‘¡Qué fácil es todo y cuánto lo complicamos!’. Una historia biográfica en la que repasa los principales acontecimientos en su vida hasta llegar a un despertar espiritual que cambió su existencia. Con esta guía, que pretende convertirse en una herramienta para vivir de manera más tranquila, ha visitado la Terraza de Gran Vía.

El periodismo siempre ha sido su pasión. 13 años trabajando en televisión y medios y un gran esfuerzo le abrieron muchas puertas. Pero llegó un momento en el que sintió que ya no le llenaba tanto: “Lo disfruté mucho pero había algo dentro que no entendía”. Tras una intensa crisis personal, Estefanía se replanteó la vida. Y en todo ese camino se sintió unida a su padre, fallecido a los 46 años: “Me dejó el poso de la experiencia. Y me ha costado 21 años entenderlo”. Un camino que ha recorrido acompañada de su progenitor: “Me guía desde el cielo”.

La escritora asegura sentirse “afortunada y agradecida” por poder compartir su sendero personal, el que emprendió en febrero de 2018: “Un camino basado en el crecimiento personal y espiritual para ir soltando esas creencias, pensamientos y emociones que no nos permiten llegar a la esencia del ser”.

En esta trayectoria de autoconocimiento y crecimiento personal, la escritora pudo analizar el lugar que ocupa el miedo, el mejor amigo del ego: “Donde hay miedo no existe el amor“. Convencida de la necesaria conexión con el sentimiento amoroso, reconoce que es la clave para dejar de sufrir y comenzar a vivir.

En el transcurso de la entrevista, la autora insistió en que todas las personas deben seguir su camino: “Se llega donde se puede y se quiere”. Un descubrimiento que cambió su vida para siempre y descubrió que su necesidad pasa por ayudar a otros a vivir una vida “más consciente y feliz”.

VEA LA ENTREVISTA COMPLETA:

Javier Urra: “La vida necesita una esperanza”

rptoz

Existen temas de los que es difícil hablar y escribir. Uno de ellos es el suicidio. En La Huella de la Desesperanza, Javier Urra aborda su realidad y la de aquellos que se quedan sufriendo y rodeados de interrogantes. El escritor y psicólogo ha visitado la Terraza de Gran Vía para acercarnos este libro que busca ayudar y ahondar más en la prevención.

El suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto se traduce en más de 800.000 personas muertas por voluntad propia al año, una cada 40 segundos. Según esta organización, por cada suicidio consumado queda afectado un entorno mínimo de seis personas. En España, el suicidio es la primera causa de muerte no natural desde hace más de 11 años, a pesar de estar por debajo de la media de otros países.

Una problemática preocupante que a la vez es tema “tabú” por el miedo al efecto Werther, nombre por el que se conoce al fenómeno de imitación de la tendencia suicida. El psicólogo y escritor Javier Urra aborda este problema en La Huella de la Desesperanza. De este libro nos habla en la Terraza de Gran Vía para acercarnos a una decisión personal que esconce un sentimiento de desesperanza: “Detrás del suicidio hay mucha depresión e incapacidad para encontrar una salida”.

Las formas de suicidio varían de unos casos a otros y provoca en la familia un sentimiento de gran culpabilidad: “Piensan si pudieron darse cuenta”. Los datos son realmente abrumadores: “Se suicidan en España el doble de personas que mueren en accidentes de tráfico, teniendo en cuenta que algunos de estos accidentes son suicidios camuflados”.

El libro profundiza en esta decisión tomada por voluntad propia. “Hay quienes piensan que hay que ser muy valiente para suicidarse y otros consideran que esas personas no saben enfrentarse a sus problemas”, subraya Urra. Pero insiste en que nadie puede atreverse a decir que no va a pasar: “Existen circunstancias de vida terribles”.

Este es un libro, que contiene varios casos reales, busca ayudar y lo hace desde el respeto también a los silencios. La ciencia y el conocimiento deben comprometerse con la prevención. “Hay que educar a la gente a no pedir más a la vida de lo que puede dar”, explica. Y sobre todo saber que “la vida necesita una esperanza”.

VEA LA ENTREVISTA COMPLETA:

Diego Armario: “La religión mal entendida engendra violencia”

El periodista y escritor Diego Armario presenta Hawa, su última novela, en La Terraza de Gran Vía de Madridiario.Diego Armario propone un debate: ¿Engendra la religión terrorismo? Es una de las cuestiones de fondo de su última novela Hawa (Ediciones Dokusou), que ha presentado en una entrevista con el presidente-editor de Madridiario en La Terraza de Gran Vía.

“La religión mal entendida genera fanatismo y el fanatismo, violencia”, ha sostenido el periodista y escritor.

Hawa relata una historia que se desarrolla entre España y Mali, en un ambiente de tensión, riesgo, amores y odios donde confluyen distintos elementos de absoluta actualidad: el fracaso electoral de Podemos; la frustración de un viejo comunista que decirse irse de España porque no soporta vivir en un país en el que sigue gobernando la derecha; el terrorismo islámico, que busca llevar a cabo un atentado de repercusión internacional; y el trabajo del Centro Nacional de Inteligencia en la zona del Sahel, con unos agentes que rompen con la imagen que algunos tienen de los espías españoles. El protagonista de la historia viaja a Mali, donde su hijo trabaja de cooperante en una ONG, y allí se ve obligado a relacionase con personajes que representan todo lo que él no soporta: el Ejército y la Iglesia. A sus convicciones irreductibles se suman un cúmulo de acontecimientos recientes que le han convertido en un hombre herido por la vida, los desengaños y las traiciones. Hawa es una novela trepidante en la que todos estos conflictos estallan cuando el protagonista se ve obligado a colaborar con los servicios de inteligencia de España y Francia para entrar en contacto con un empresario hispano argentino, sospechoso de ser un confidente de Al Qaeda del Magreb Islámico.

Armario se sirve de su amplia experiencia periodística para armar una historia realista, que se sumerge en las entrañas del CNI español y pone a una mujer, Hawa, en el centro. “Es la única persona verdaderamente buena de la historia, se arriesga porque cree que todos podemos hacer algo contra el terrorismo”, señala el autor, quien identifica en su obra altas dosis de “pasiones” que pasan por el sexo, el amor o el odio.

 

Diego Armario es licenciado en Ciencias de la información, cursó cuatro años de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid.

Comenzó su actividad profesional como fotógrafo y posteriormente trabajó como redactor en diversos medios escritos y audiovisuales. La mayor parte de su trayectoria como periodista la desarrolla en Radio Nacional de España donde comienza haciendo información deportiva. Posteriormente pasa al área de nacional y desarrolla su trabajo durante la transición política.

En 1981 publica su primer ensayo El Triángulo: el PSOE durante la transición, presentado en el Club Internacional de Prensa por Alfonso Guerra y Luis Gómez Llorente.

En Radio Nacional de España ejerce diversas responsabilidades profesionales como Director de las Servicios Informativos, Jefe del área de Nacional, corresponsal político, Director del Diario de América, Jefe de Informativos de Radio Exterior de España, Director de los Servicios Informativos y en 1998 es nombrado Director de Radio Nacional de España. Durante veinte años fue profesor en la Universidad San Pablo CEU.

Basilio Rogado se sumerge en “una Manada en tiempos de Franco”

El veterano periodista Basilio Rogado presenta en La Terraza de Gran Vía su última novela: Algunos deben morir. Historia de una Manada en tiempos de Franco. Una novela negra situada en el contexto histórico de la España de los sesenta. A grandes rasgos, así es Algunos deben morir. Historia de una Manada en tiempos de Franco (Sial Narrativa), el último trabajo literario de Basilio Rogado, que el mítico periodista ha presentado en La Terraza de Gran Vía, en una entrevista con el presidente-editor de Madridiario, Constantino Mediavilla.

La novela se basa en un hecho real ocurrido en 1954, un trágico suceso durante las fiestas patronales conmociona a todo un pueblo de la provincia de Salamanca. La acción se sitúa catorce años después, en plena dictadura de Franco, con el trasfondo de la situación política, la censura informativa y la coyuntura internacional. “El leitmotif de la obra es el remordimiento, el cargo de conciencia, lo que supone llevar ese peso tan grande y que la vida se convierte en un sinvivir”, señala Rogado, para quien “los verdugos se convierten en víctimas de sus propias circunstancias”.

Con Algunos deben morir, Basilio Rogado nos transporta a los años sesenta, época irrepetible para España, llena de las luces y sombras que tiñen este relato. Porque, aunque tal y como señala en autor, el relato se enmarca dentro del género policaco, “con buenos y malo”, también sumerge al lector en una realidad conocida, con Masiel y Serrat en Eurovisión, la matanza de la Plaza de las Tres Culturas en México o el mayo francés del 68.

“La parte política es muy importante en la novela”, afirma en la entrevista, en la que ha recordado lo que suponía la censura previa, primero, y la Ley Fraga, después, para los medios de comunicación, una realidad que se plasma también en Algunos deben morir. “Hablábamos de lo que podíamos, a veces más de lo que debíamos”, rememora el periodista, que en más de una ocasión tuvo que salir de los estudios de la Cadena SER, donde dirigía los primeros pasos de Hora 25, acompañado de dos “grises” al recibir amenazas “desde la izquierda y derecha radicales” por sus informaciones. “Sonrían, que no vayan a pensar que nos han detenido”, les decía a los agentes.

Rogado consigue conjugar en el libro la crudeza, la intensidad y la tensión de las mejores novelas negras con la frescura y el sabor del Madrid más auténtico y nos entrega una narración que atrapa, evoca, desasosiega y conmueve.

 

Basilio Rogado Adalia nació en Madrid, en 1943, y se graduó en la Escuela Oficial de Periodismo. Durante su larga trayectoria en la radio fue director de Matinal Cadena SER y Hora 25, y creador del magazine de tarde Cita a las cinco, que sustituyó a los seriales radiofónicos. Tiene tres premios ONDAS, uno de la APEI y la Antena de Plata. En prensa, dirigió entre otras publicaciones, Interviú, Diez Minutos y Futuro. Ha escrito siete libros: La prensa del silencio. Un día en la vida del diario Informaciones (1974), Rojo, impar y pasa (1986), Negocios del corazón (1994), Flash Mortal (1996) y las novelas Secuestro en el Mundial 82 (1981) y El retorno de los cuerpos, premio Camilo José Cela de Novela 1989.

Las claves del nuevo ciclo político, según José Manuel López

El exportavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, José Manuel López, visitó La Terraza de Gran Vía para hablar de ‘Microcracia’. Un ensayo, prologado por la todavía alcaldesa Manuela Carmena, en el que presenta las claves del nuevo ciclo político y sus ideas para potenciar el efecto transformador de la política.

¿Es posible una política verdaderamente transformadora desde dentro de las instituciones? ¿Cómo se puede trasladar la energía, la creatividad y la perspectiva de la gente común a la acción de gobierno, al día a día de la política institucional? Estas cuestiones intenta responderlas José Manuel López, de un modo esperanzador y diseñando un proyecto de futuro, en su libro Microcracia.

López, que fue desplazado de la portavocía de Podemos a finales de 2016 por cuestiones internas del partido, expone en este ensayo su proceder en política. El autor intenta responder a esos interrogantes y a otros, como la manera de conseguir un país cohesionado o la forma de gestionar la nueva pluralidad.

Microcracia habla de creatividad, del día a día de las instituciones y de como se plantea el futuro político. “Ahora hay que pensar en intentar hacer mejor las cosas con los nuevos retos”, asegura. “El manual que teníamos antes de 2008 no es capaz de responder a los retos de 2019”, añade reflexionando sobre los años venideros.

López, uno de los activistas que entró en las instituciones tras el 15-M, responde a los interrogantes que se plantean en ‘Microcracia’ diseñando “un proyecto de futuro que recoge todo lo que se puede hacer de nuevo”. Unas herramientas y políticas encaminadas a conseguir un país más unido con pilares de fondo: el feminismo, la participación y la ecología. “La microcracia es una forma de ver el país diferente”, subraya.

En el transcurso de la entrevista con el presidente-editor de Madridiario, Constantino Mediavilla, López explicó que “el país está cambiando y desde 2014 -etapa en la que Podemos entró en las instituciones- hemos estado cinco años en una campaña electoral permanente y ahora se abre el tiempo de pensar en políticas con mayúsculas”. A lo largo de esos años, se han producido movimientos internos y divisiones en el partido. Algo que influye en la “dinámica” de la política. La clave, asegura, se encamina en “saber cómo es la nueva política y ver cómo aplicar y hacer en el futuro”.

De sus reflexiones y de su mirada esperanzadora nos habló en la entrevista. Puede verla íntegra aquí:

 

Rocío Monasterio (Vox): “No creo que Cáritas sea un chiringuito”

Tiene coraje para llevar su ideología hasta el último término sin siquiera ruborizarse. Pero Rocío Monasterio (Madrid, 1974) a veces rectifica sus mensajes. Así lo ha hecho en su entrevista con Madridiario a tan solo unos días de que se celebren las elecciones del 26 de mayo. Aseguró que no dijo en el debate a cinco que considere a Cáritas un chiringuito y fue menos contundente con sus declaraciones de los cursillos de zoofilia para niños. Sí es partidaria, como medida de “libertad de elección”, de que los niños lleven su comida de casa al colegio, de agrupar alumnos de ciertas universidades (“En algunos ámbitos hay demasiadas”, opina) y de fomentar el cheque escolar con la cuantía que corresponda al valor de una plaza pública que, a su parecer, es más cara que una privada. La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid niega ahora que su partido ligue la delincuencia a la inmigración ilegal y se muestra, pese a sus críticas a Isabel Díaz Ayuso, abierta a pactar con el PP si suman para un Gobierno de derechas. También visitó La Terraza de Gran Vía que dirige el presidente editor de este diario, Constantino Mediavilla, donde rechazó ser etiquetada como feminista: “Soy mujer”, concluyó.

Lleva toda la campaña hablando de su propuesta del cheque escolar para promover la igualdad en las escuelas. ¿Nos puede concretar un poco más en qué va a consistir?

El cheque escolar nos parece fundamental. Garantiza la igualdad de oportunidades, que un niño que nazca en la familia más pobre de Madrid pueda acceder a la mejor escuela de Madrid. Y esto se consigue dando a todos los padres un cheque por lo que estime el Ministerio de Educación que cuesta una plaza pública, que es un dato que todavía no nos han dado. Y se da para que los padres elijan colegio público, privado o concertado.

Entonces, ¿aún no tiene la cuantía exacta?

Lo que tenemos claro es que una plaza pública ahora está costando más que una privada y esta pregunta se la hemos hecho repetidas veces a los organismos pertinentes pero no tienen este estudio detallado. Nosotros creemos que nos podemos poner de acuerdo con los demás partidos en fijar una cantidad que se dé a todos los niños por igual. Esto es la verdadera libertad. Y permite que los colegios buenos amplíen sus instalaciones y muchos padres quieran ir a ese colegio, puedan abrir nuevas clases y los colegios que no dan una buena educación o no son tan buenos o no hacen ese esfuerzo, al entrar en competencia, tendrán que esforzarse más. Como queremos que todos tengan una Educación excelente, lo conseguiremos así.

¿Cómo han cuantificado que una plaza pública es más cara que una privada si no tienen los datos del Ministerio?

“Tenemos claro que una plaza pública (en Educación) cuesta más que una privada”

Bueno, sí hay estudios orientativos que dicen que estaba costando más una plaza que una privada, pero esa es la pregunta que le hacemos nosotros al Ministerio de Educación y llevamos un tiempo queriendo que nos lo contesten. Y otra cosa importante, nosotros queremos un cheque escolar ponderado para aquellos casos de niños de condiciones especiales que queremos que sean admitidos en todos los colegios para que nunca puedan ser discriminados. A niños con necesidades especiales hay que darles el triple de cantidad en ese cheque escolar. Y también tiene que ser progresivo, tiene que tener en cuenta las rentas de las familias, pero nosotros lo que queremos es garantizar la igualdad de oportunidades, el ascensor social.

Hablando de Educación, ha sido muy polémica su declaración sobre los cursillos de zoofilia para niños. Hay un comunicado de la Consejería de Educación de Madrid que le acusa de decir “frases sin sentido con el objetivo de ganar un voto en campaña” y “falacias sobre la Educación madrileña”. Aseguran que “en absoluto” hay cursillos de ese tipo. ¿De dónde saca usted esa información? ¿Tiene algún ejemplo concreto?

Hay unos talleres y cursos para profesores en que se enseña cómo tú puedes ser profesor de estas asociaciones en los colegios de los niños. Hay una ley que permite que determinadas asociaciones entren en los colegios invitados por los profesores. Quizás el Ministerio y la Consejería tienen que explicarnos qué acreditación tienen las personas de estos talleres que están entrando en contacto a dar clases a nuestros niños. Yo les invitaría a que lo hicieran.

¿Pero tiene ejemplos concretos de niños de ocho años que hayan recibido un cursillo de este tipo?

No, yo lo que dije es que había unos cursos de ideología de género, de talleres que entran en los colegios de nuestros niños y esos cursos se dan a niños de primero de la ESO con 10 años, con 9, y que nos parecen que son contenidos inadecuados para esa edad. Y, sobre todo, hay que respetar la libertad de los padres y que cada uno elige el colegio que quiere según los valores que quiere darle a sus hijos. No debemos imponer el mismo menú en todos los colegios. Si el PP nos impone la misma ideología y la misma doctrina en todos los colegios nos quita libertad y yo lo que creo es en la libertad de los padres para que cada uno elija la educación de sus hijos y eso es fundamental.

“El Ministerio y la Consejería de Educación tienen que explicarnos qué acreditación tienen las personas que dan clases a nuestros niños”

¿No es bueno educar en valores de igualdad, la lucha contra la violencia de género y el acoso escolar, especialmente, a niños LGTBI?

No, de los cursos que yo hablo no son de profesores autorizados por el Ministerio de Educación y acreditados. Yo hablo de asociaciones en que sus componentes entran en los colegios invitados por un profesor. Y no hay una acreditación. No sabemos quiénes componen esos talleres, quiénes componen estas asociaciones y yo creo que es lo mínimo que se debe exigir a todos los que dan clases a nuestros niños de lo que sea. Nosotros solo estamos exigiendo algo que es de sentido común: que todo el mundo que esté en los colegios esté acreditado por el Ministerio de Educación y que determinados contenidos, los padres sean conscientes de lo que se está dando a sus hijos. Sí que creo que tenemos que educar en valores, en el respeto a todos, en valores universales y sí se tiene que dar en los colegios. Lo que no se tiene que dar en los colegios es ideología.

Voy a leerle una medida de su programa electoral: “Prestaremos apoyo a los estudiantes que procedan de otras Comunidades Autónomas en las que no han sido educados en español para que puedan incorporarse a los colegios y/o Universidades madrileños en igualdad de condiciones”, reza en materia de Educación. ¿Cuántos estudiantes hay que tengan este problema? Aunque el catalán sea vehicular en Cataluña, ¿de verdad hay estudiantes que no saben hablar español como para no poder estudiar en Madrid?

Nosotros lo que creemos es que todos los españoles tenemos que tener las mismas oportunidades. Y el principio fundamental es que cualquier padre que quiera que su hijo se quiera escolarizar en español lo pueda hacer. Y ahora mismo, por ejemplo, en Lérida, tú no puedes escolarizar a un niño en español. Entonces, los derechos de esos padres están cercenados.

“En los colegios hay que educar en valores universales, no dar ideología”

Yo le hablo de la propuesta que tienen en su programa de la Comunidad de Madrid…

Claro. Lo que ofrecemos es que aquellos padres que no hayan podido escolarizar a sus niños en español, en Madrid tienen una oportunidad porque en Madrid sí que vamos a conseguir ofrecer ese servicio.

Pero eso no significa que necesiten un refuerzo para saber español en igualdad de condiciones que un alumno madrileño…

Yo creo que, igual que en Sevilla podemos ofrecer aprender catalán o gallego porque es enriquecedor, también en Madrid podemos ofrecer mejorar el español a aquel que no haya tenido oportunidades. Yo lo que creo es que todo es enriquecedor y lo que no podemos hacer es bloquear oportunidades, que es lo que está pasando hoy en Cataluña, por ejemplo.

También proponen la Formación Profesional como “alternativa” a la Universidad. ¿Cree que hay exceso de universidades? ¿Sería partidaria de cerrarlas?

“En Madrid podemos ofrecer mejorar el español a aquel que no haya tenido oportunidades”

Lo que tenemos que conseguir es que las universidades sean eficientes dando formación. En algunos ámbitos hay, quizá, demasiadas universidades y a lo mejor tiene sentido que las que sean mejores en un tema sean las que agrupen a la mayoría de los alumnos. Nosotros también queremos entrar en el tema de las universidades y la corrupción. La corrupción que ha habido en las universidades es brutal y solo se ha visto una parte: cómo se han repartido másteres, cómo determinados partidos políticos controlan quién es rector y quién no.

¿Cómo se combate eso? ¿Mejorando la transparencia?

Hay que hacer unos pliegos claros de cómo se accede a determinadas posiciones en la universidad. Los políticos tienen que quitar las manos de las universidades y lo que tienen que hacer es buscar la excelencia.

Otra medida sorprendente es que proponen que se permita llevar comida de casa al colegio como alternativa a los comedores. ¿Cómo se puede llevar esto a cabo? ¿Significa que los niños comerán frío o instalarán cien microondas en cada colegio, por ejemplo?

Nosotros somos muy eficaces para resolver problemas mucho más complicados. Me parece que es, una vez más, la libertad de los padres. Estamos cansados de pagar comedores carísimos en los colegios. Y creemos que hay que dar opciones, libertad a los padres para que si quieren, sus niños lleven la comida al colegio y hay mil sistemas para calentar comida y eso no es una complicación y vamos a ser capaces de resolverlo.

 

En materia de Vivienda, han propuesto avalar a los jóvenes en su primera hipoteca. ¿Cómo se traduce esto en un ejemplo práctico?

“En algunos ámbitos hay demasiadas universidades”

Estamos viendo que el urbanismo en Madrid está paralizado y los políticos han entrado en tal control del urbanismo y a retener, como hemos visto con Madrid Norte, que no sale. Eso provoca una subida de los precios espectacular. Y ahora mismo no hay manera de tener una vivienda de alquiler o de compra en un precio razonable y adecuado a los sueldos que tenemos. No puede ser que nuestros jóvenes no puedan dar el paso de salir de casa de sus padres, formar una familia o de comprarse una casa porque cuando llegan a los bancos no consiguen con el ahorro que tienen, que es poco, no consiguen completar la totalidad del porcentaje que necesitan para poder acceder a una hipoteca. Los bancos cada vez te dan un porcentaje más bajo y no llegan. Nosotros creemos que, como confiamos en los jóvenes españoles, podemos avalar un 20 por ciento del importe total de la hipoteca con un tope de 45.000 euros. Y ese 20 por ciento probablemente es el que haga que muchos lleguen a completar el cien por cien que les permita dar ese salto ilusionante que es irte a vivir a una casa en propiedad.

También proponen condonar la deuda si se tienen hijos. ¿Es una medida antidesahucios?

Eso es una medida para promover la natalidad. Ahora mismo, tener un niño en Madrid es un ejercicio de valentía. Es complicado tener un trabajo, a la vez, criar niños, etc. Es algo que tenemos que valorar y premiar. Como nosotros queremos ayudar a quienes dan ese paso valiente, les condonamos la deuda por cada niño que nace. Y eso es una buena medida para hablar de natalidad, que de eso tenemos que hablar todos los partidos.

“Condonar la deuda es una medida para promover la natalidad”

Quieren proteger a los propietarios frente a posibles okupaciones como medida de rebaja del alquiler. ¿Cómo se concreta esta propuesta?

Ha habido una política muy laxa en el tema de la okupación. Y no puede ser que alguien que tiene un piso, un señor mayor, que se va de vacaciones dos semanas tenga miedo de que cuando vuelva a Madrid, su piso esté ocupado. Lo primero que tenemos que hacer es dar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado los medios y la autoridad para ejercer y sacar a estos delincuentes que están okupando una vivienda que no es de su propiedad. Tenemos que proteger la propiedad privada, hacer un registro no solo de compra sino de alquileres que permita a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado saber si esa persona que está dentro de la vivienda tiene un contrato que le ampare o no y poder sacar a los okupas de las viviendas. Escuchábamos a la señora Ayuso decir hace poco que ellos darán ayudas sociales a aquellos que se habían quedado sin casa por estar okupada. Nosotros no vamos a hacer eso, nosotros vamos a sacar los okupas, que es lo que hay que hacer.

 

Casi siempre que hablan de delincuencia en su partido la ligan directamente a la inmigración ilegal. Incluso ha contado usted el caso de un vecino suyo asaltado por tres “magrebíes”. También habrá muchos españoles que sean delincuentes, ¿no?

Pues claro que sí. Pero yo conté lo que pasó al lado de mi casa y lo que yo vi y describí la escena. Y yo creo que no pasa nada por describir que lo que yo vi fueron tres magrebíes.

¿Pero es peor un delincuente magrebí que uno español?

“Lo que hay que penalizar es el hecho delictivo, da igual quién lo haga. Las estadísticas en España están al alcance de todos”

No, lo que hay que penalizar es el hecho delictivo, da igual quién lo haga. Igual que cuando hablamos de que determinadas leyes que distinguen según el género del agresor, creemos que es injusto. Lo que tú tienes que penalizar es que alguien agreda a otra persona, da igual que sea hombre o mujer, su raza y su orientación sexual. Nosotros queremos hablar de igualdad. Las estadísticas en España, que están al alcance de todos, (muestran) qué porcentaje hay de gente de una raza o de otra, de inmigración ilegal o no, pero ese no es el tema, sino que nosotros queremos lo que quieren los españoles: acabar con la violencia, con la delincuencia y con la inseguridad.

Entonces, ¿por qué ese discurso de ligar la delincuencia a bandas latinas, etc.?

Nosotros lo que hablamos, si en las fiestas de Móstoles o Cobeña hay una bronca entre bandas latinas y magrebíes, decimos que ha habido un altercado entre bandas latinas y magrebíes. Y esto nos lo cuenta la Policía y la Guardia Civil. Y simplemente se describe lo que ha pasado. Los madrileños saben que hay algunos barrios que se están transformando. Yo conozco muy bien Madrid y he visto cómo algunos barrios se han transformado y a la Policía le cuesta más entrar. Nosotros hablamos de garantizar la seguridad, que nuestras niñas puedan caminar por la calle sin tener miedo a violadores reincidentes que están por la calle porque los permisos penintenciaros se lo permiten.

Pero también hay barrios inseguros en los que no hay inmigración ilegal ni bandas de este tipo…

Yo hablo de que queremos que nuestros barrios sean seguros y para eso tenemos que conseguir que nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tengan los medios y las leyes que les permiten dotarnos de esta seguridad.

Para ahorrar en la Administración, Vox propone “acabar con los chiringuitos”. En su programa quieren acabar con las ayudas a los sindicatos, asociaciones feministas, etc. El otro día en el debate citaba a Cáritas y Save The Children como posibles “chiringuitos”, mientras mantiene las ayudas a las asociaciones taurinas…

No, nosotros lo que dijimos es que hay que auditar a todo aquel que reciba subvenciones. Yo no creo que Cáritas sea un chiringuito, sino yo no ayudaría a Cáritas. Cáritas hace una labor excelente. Si el Estado tuviera que hacer la labor que hace Cáritas, se hundiría. Pero todo aquel que recibe dinero público tiene que ser susceptible de una auditoría. Nosotros creemos que en cuatro años podemos ahorrar 4.245 millones de euros, que es dinero público que está yendo a gasto que no es eficaz y no revierte en el bienestar de los madrileños, que estamos pagando subvenciones a entes, determinados observatorios, a algunas asociaciones que no sabemos muy bien qué utilidad tienen para los madrileños.

¿Se interpretaron mal sus palabras en el debate, entonces?

Creo que dije ‘Hay que auditar a todos’, también entes, observatorios y chiringuitos y alguno quiso poner la etiqueta de chiringuito de algo que yo no dije. (Hay que auditar) a todos en igualdad, yo no distingo según la ideología de las asociaciones. Pero a todo el que reciba dinero público, hay que saber cómo se usa ese dinero.

Hablando de debates, en el primero sus oponentes le hicieron un poco el vacío… ¿A qué cree que se debe? ¿Se siente aislada del resto de formaciones, también por parte de la derecha?

Nos hemos quedado solos en un discurso que piensan muchos españoles y que los demás políticos ya no quieren hablar. Hablamos de bajar los impuestos sin aumentar la deuda y ya nadie quiere hablar de no aumentar la deuda. Nos hemos quedado solos hablando de la libertad de Educación, los demás ya no quieren hablar de eso. Nos hemos quedado solos hablando de que hay que cambiar la ley de violencia de género por una de violencia intrafamiliar. Y nos hemos quedado solos hablando y luchando por mayores recursos para la Sanidad pública y la Educación pública. Otros les felicitan pero no les dan mayores recursos.

En el segundo debate fue usted la que entró más en el cuerpo a cuerpo y no solo contra la izquierda, sino contra PP y Ciudadanos. ¿Cómo va a combinar el criticarles con la necesidad de pactar con ellos?

Los que estamos en partidos distintos es lógico que critiquemos los programas de otros. Pero nosotros ya hemos demostrado en Andalucía nuestra disposición de sentarnos a una mesa. Nosotros nunca hacemos cordones sanitarios, a nosotros sí nos han hecho cordones sanitarios. Esto es lo llamativo. Nosotros estamos dispuestos a llegar a acuerdos y como nuestro programa es fabuloso vamos a convencer a los demás partidos para que los lleven a cabo y sean valientes.

A la hora de pactar, ¿van a exigir en Madrid más cosas que en Andalucía?

Yo tengo la confianza de que los madrileños nos van a dar más fuerza en la Comunidad de Madrid. Como nos van a dar más fuerza y el domingo van a salir a votar, vamos a tener más fuerza para llevar a término y con éxito las propuestas que llevamos en el programa de Vox: defensa de la libertad, de unos impuestos bajos, y de una política para Madrid que dé progreso a los madrileños.

¿Taxi o VTC?
Hay sitio para los dos.
¿Cuánta vivienda pública va a construir Vox?
La que necesiten los madrileños. Liberalización del suelo.
¿Cuántos vagones de Metro o trenes nuevos se van a comprar para reforzar el servicio?
65.
¿Cuántas plazas de oposición sacarán para maquinistas?
Hacen falta 220.
¿Y de profesores?
Tenemos que estudiar cuántos hacen falta. De momento les vamos a pagar mejor a los que hay.
¿Y de médicos?
Vamos a pagar mejor a los que hay. Pero sí vamos a cambiar el sistema de suplencias.
Lo que hay que estudiar es por qué hay tantas salas de juego en Madrid.
¿Y cerrarlas?
Hay que estudiar qué acceso tienen nuestros niños a las salas de juego.
¿Cuántos autobuses, carreteras o infraestructuras en general fomentarán para conectar mejor el resto de municipios de la Comunidad de Madrid?
Es prioridad la conexión interurbana entre municipios. Con esos 4.245 millones vamos a tener recursos para conseguir dotar a las infraestructuras de lo que reclaman los madrileños.
Haga una apuesta: ¿Cuántos escaños de la Asamblea va a conseguir Vox el 26-M?
La que apuesto no soy yo. Lo que tienen que hacer los madrileños es apostar por mí. Y eso espero el domingo.

“Me dijeron que era mejor que no fuera a Cuba”

La candidata de Vox a la Comunidad de Madrid ha visitado la Terraza de Gran Vía que dirige el presidente editor de Madridiario, Constantino Mediavilla, justo antes de finalizar su campaña electoral. Rocío Monasterio, hija de cubano, asegura que no ha ido nunca a conocer sus orígenes porque siempre que ha tenido intención de hacerlo le recomendaron no viajar a Cuba porque por “defender la libertad de los cubanos” no sería “bien recibida”.

Defiende su ideología con valentía y dice estar dispuesta a partirse la cara en los debates, pero se niega a responder sobre aceptaría el aborto en caso de que hubiera riesgo para la vida de la madre. Sí apuesta, en cambio, por las asociaciones que ayudan a las mujeres con embarazos no deseados, como la Fundación Madrina. “Muchas veces están desahuciadas de su piso, tienen una pareja que es un maltratador, o se han quedado sin trabajo o tienen cuatro niños y no se esperaban el quinto. A veces un poquito de ayuda, ayudándoles a encontrar un piso que alquilan con otras, enseñándoles un oficio: a veces es peluquería, a veces es coser, salen adelante y el niño sale adelante” , dice tras presumir de familia numerosa (tiene 4 hijos).

Asegura también que la “fabulosa” Sanidad pública madrileña tiene grandes profesionales para “sacar a casi todos los niños adelante” y lamenta que las Autonomías han roto los principios básicos de igualdad”. No aclara si su partido quiere terminar con el Estado autonómico, pero sí apuesta por recentralizar las competencias en materia de Sanidad y Educación.

Por último, confiesa que no tiene relación con su principal rival en la pugna por los votos (Isabel Díaz Ayuso -PP-), que no le gusta que le etiqueten como feminista (“Soy mujer”, se limita a responder) y revela que su comida favorita es la ropa vieja (como plato cubano) y el cocido (como gastronomía madrileña). ¿Y la película? Churchill.